Rio Miera

(Holanda 1920 - Santander 1951)
Desplazamiento:
Registro: 744 Tm
Peso muerto: 1.017 Tm
Dimensiones: 54'8m de eslora x 8'78m de manga x 3'7m de puntal
Propulsión: Máquina de vapor Bolnes 600HP, y triple expansión. 11 nudos
Tripulación:  14 hombres
Descripción: castillo de 6'7m; puente: 3m

Fondo de arena.
Profundidad min. -38m. / max. -42m.
Nivel de buceo: Medio / Alto


Historia:

Carguero del tipo carbonero inglés con máquina a popa y tres palos, por cuyo puente ha pasado una generación entera de náuticos santanderinos y de marineros montañeses.


De arquitectura naval clásica, el "Frans Borremans" holandés se rebautiza como "Martínez Rivas" en 1922, cuando lo adquiere el bilbaíno del mismo nombre. Vendido de nuevo en 1929 a la naviera cántabra, vuelve a cambiar de  nombre, "Río Miera". Operando desde entonces a lo largo de toda la costa peninsular, llevaba cargamentos de mineral de Castro y Bilbao, carbón de Asturias, sal de Cádiz y otras mercancías hasta que, estalla la Guerra Civil, y queda en poder del gobierno de Madrid.


Enviado a Leningrado  por un cargamento de cebada, fue prácticamente internado en Moscú sin autorización para volver a España. Finalmente logran rescatarlo y es enviado al Ferrol.


Después de la Guerra continúa su vida civil a lo largo de la Costa portuguesa hasta que es vendido en 1947 a la factoría siderúrgica de Nueva Montaña para dedicarse al suministro carbonero de Altos Hornos, reducía así, considerablemente, la distancia de sus viajes.


En este ir y venir, una noche tranquila de diciembre de1951, después de descargar, habían puesto rumbo a Peñas para llegar a San Esteban de Pravia cuando el "Miera" es sorprendido por un mercante pequeño que le embiste de frente en pleno costado, a la altura del mamparo de separación de las bodegas. De inmediato al precipitarse el agua en las dos bodegas simultáneamente, empezó a hundirse.

Los tripulantes, fueron rescatados por el barco abordante, "Mogador", cuya avería le permitía navegar achicando.

El "Miera", sin embargo, quedó hundido en 42 metros de agua fuera del resguardo del Cabezo de la Vaca.

Inmersión:

Sobre un fondo de arena descansa orgulloso, erguido, el pequeño carbonero y la estructura de baos y durmientes de su proa metálica, nos da la bienvenida a más de 40 metros de profundidad. La vista a este pecio es espectacular, comenzamos la inmersión descendiendo al abismo, ya que normalmente entre la cota de -15 a -30 se reduce la visibilidad, dejando la línea del arpeo suspendida al vacío, una vez superado este paso nos encontraremos sobrevolando la proa del pecio, recorreremos por ambas bordas los 45 metros de eslora del “Miera”. En días propicios, podemos encontrar más de 25 metros de visibilidad, pasamos por el fondo de la bodega saludando a un congrio de generoso tamaño, deslumbrando a un par de bogavantes obstinados en esconderse y dejándonos envolver en una nube de “chicharros maricones” como aquí les llaman. Zona habitual de peces de gran tamaño, como doradas, jargos, san martines, cabrachos y algún rape. Los centollos, nécoras y galateas también hacen del Miera su morada habitual.


 En inmersiones con equipo deportivo solemos hacer un cuarto de hora entre los 40 y 42 metros, así evitamos decos demasiado largas, siempre pesadas para los que no están entrenados en estas pacientes esperas, dejamos botellas de seguridad con varios reguladores y NITROX 40 en la cota de -6m.  Si la configuración es técnica nos ajustamos a la planificación del grupo, normalmente unos 30 minutos de fondo.
 
                            

 

ESCUELA DE BUCEO MOUROSUB

Puerto Deportivo Marina del Cantábrico

Bajos Edificio Capitanía - Avda. de la Tornada, s/n - 39600 Maliaño - Cantabria

Tlf. 942.356.142 - 687.708.742 - info@mourosub.com - AVISO LEGAL